¡Un piso de 50 metros cuadrados no puede permitirse desperdiciar el espacio!